Tel: 972 15 60 03 -

Jardines y arte: el impresionismo

Jardines y arte: el impresionismo

Muchas personas que visitan a diario alguno de los centros de jardinería en Figueres buscan recrear en sus jardines un rincón idílico en el que descansar, pasear o inspirarse. Pero tal vez no todos son conscientes de que esta idea se ha ido haciendo un hueco en nuestra mente en base a imágenes que forman parte del imaginario colectivo. En muchas ocasiones, gracias al arte.

Si lo piensas, el jardín perfecto se parece mucho a un cuadro impresionista: la luz, el color, las sombras de las hojas sobre los rostros… El jardín ideal para los amantes de los centros de jardinería en Figueres recuerda a las obras de Monet, Renoir, Pissarro, Seurat o Sisley.

Esta relación no es casual. El jardín moderno, tal y como lo concebimos hoy en día, está ligado al auge de la burguesía y la vida en las ciudades del siglo XIX, justo durante el período impresionista. Los parques urbanos empezaron a abrirse al público durante esta época. Antes estaban reservados a la aristocracia. De hecho, muchos, como las Tullerias de París, eran jardines reales. Con el cambio de la vida rural a la urbana, el ocio de la población tendía a buscar la naturaleza.

Así, muchos pintores impresionistas empezaron retratando estos momentos de asueto urbano. Ya que el color y la luz eran sus motivos principales, y la pintura fuera del estudio su punto de inflexión respecto de la pintura clásica, muchos impresionistas elegían las afueras, buscando parques y jardines donde captar todos los matices de la luz natural.

Valga el ejemplo de Monet, que pasó los últimos treinta años de su carrera pintando una y otra vez los nenúfares de su jardín de Giverny.

Por suerte, hoy puedes recrear este tipo de jardín en tu propia casa. En Mercajardí encontrarás todo lo que necesitas para acercarte al jardín ideal.

haz clic para copiar mailmail copiado